La hidroponia básica, casera o popular surge de la buena voluntad de compartir y simplificar, haciendo un recuento:

Quien más influyó en este campo, fue William Frederick Gericke, profesor de la Universidad de California en Berkeley, quien durante la década de 1930, aparte de haber dado el nombre a esta ciencia al unir las raíces griegas hydro (agua) y ponos (trabajo), lo que significa literalmente "trabajo en agua", también desarrolló experimentos comerciales a gran escala en donde cultivo con éxito tomates, lechugas y verduras, raíces y tubérculos como remolachas, rábanos, zanahorias y papas, también frutas ornamentales y flores. Sus experimentos lograron tanto éxito lo que motivó un gran interés de los norteamericanos  sin embargo, este sistema exigía un gran conocimiento técnico, que la mayoría de sus simpatizantes no poseían; y además, surgió una "industria" que aprovechó el boom de los cultivos hidropónicos y vendió equipos inútiles y materiales e insumos inapropiados para esta actividad, lo que decepcionó a muchas personas que se vieron afectadas y engañadas.

 en 1936, se publicaron sus registros  en el cultivo de tomates en agua y solución nutriente, lo que motivó la experimentación por parte de empresas comerciales, científicos y agrónomos de otras universidades e instituciones, Desde ese momento, empezaron a surgir unidades hidropónicas a gran escala que extendieron por Estados Unidos, Europa, Hawai, Israel, Japón, India, México y Puerto Rico. 

Robert B. y Alice P. Withrow, investigadores de la Universidad de Purdue, a comienzos de la década de 1940, desarrollaron un método hidropónico (nutricultura para diferenciarlo de la hydroponia) que empleaba arena gruesa y grava como sustrato, al que inundaban con solución nutriente y drenaban alternativamente para favorecer la respiración de las raíces y el desarrollo de las plantas.

 El Ministerio Británico de Agricultura se interesó por la hidroponía y la utilizó en su campaña "Grow-More-Food" (Cultivar Más Comida), entre 1939 y 1945,  el Ministerio Aéreo de Londres, en 1945 estableció una plantación hidropónica en la base militar del desierto de Habbaniya en Irak, El Ejército Norteamericano, después de la II Guerra Mundial, continuó cultivando verduras hidropónicas en muchas de sus bases militares durante más de 20 años y aún hoy, emplea esta técnica en muchos lugares del mundo.

A partir de 1950 el incremento de las plantaciones hidropónicas se extendido por todo el mundo y en especial ha servido para ampliar habilitar áreas en donde la agricultura tradicional era imposible

A pesar de todos los avances descritos, la hidroponía enfrentaba aún graves inconvenientes, a causa del hormigón utilizado en las camas de siembra que contaminaba con carbonatos la solución nutriente y al deterioro ocasionado por esta a las tuberías galvanizadas, a las instalaciones y equipos metálicos, aparte de la incorporación, en algunos casos, de elementos tóxicos que eran absorbidos por las plantas cuando se contaminaba por alguna razón la solución nutritiva.

 La hidroponía también ha sido empleada por muchas compañías petroleras y mineras que trabajan en lugares remotos e inhóspitos, en donde la agricultura tradicional no permitiría garantizar la producción de vegetales y hortalizas para su personal.

Sholto Douglas llevó la hidroponía a la India y con investigadores locales realizó los primeros experimentos en la Granja Agrícolas de Kalimpong , en el Distrito de Darjeeling (Bengala), sin embargo, un sistema tan complejo como el que se empleaba en Gran Bretaña y norteamérica, resultó altamente impráctico y oneroso.

Por esta razón, se planteó el desafío de convertir a la hidroponía en un sistema simple y económico que permitiera cultivar con éxito hortalizas, verduras y otras plantas, en esta región de Asia. Al cabo de dos años, se desarrolló el sistema Bengalí de Hidroponía, el que ha permitido cultivar sin suelo millones de toneladas de hortalizas y ha contribuido a mejorar la alimentación y los ingresos de cientos de miles de familias indúes a lo largo de las últimas cuatro décadas. 

Aunque este sistema de cultivo presenta algunos inconvenientes cuando no se maneja adecuadamente la técnica, a lo largo de los últimos años, científicos e investigadores han realizado interesantes aportes, con el propósito de simplificar y des-escalar una tecnología que puede ser muy compleja. Esto ha inducido en su expansión a casi todos los países del mundo.

La Hidroponía Popular involucra un gran acervo de conocimientos y desarrollos científicos que se han codificado en un lenguaje sencillo y de fácil comprensión por cualquier persona que desconozca la técnica y que le permite iniciar con éxito una plantación en cualquier espacio soleado de su vivienda o en sus alrededores, cultivando así las hortalizas, verduras, flores de corte, y algunos frutales, que le garantizarán su seguridad alimentaria y la generación de ingresos económicos crecientes, cuando cultiva una plantación superior a 20 metros cuadrados.

La dispersión de la Hidroponía Popular, por todo el continente americano tuvo gran impacto ya que  la FAO la incluyó en sus programas de cooperación internacional por ser una de las ecotecnologías para el Desarrollo, con mayor capacidad para activar procesos de organización comunitaria y producción rápida de alimentos a bajo costo.

Muchos de los grandes activistas con quienes todavía tenemos la fortuna de contar y que tienen una larga trayectoria en la implementación de la hidroponia con una causa social son: En México Gloria Samperio Ruiz, en Perú Alfredo Rodriguez Delfín, en Brasil Pedro Furlani, en España Pedro Florian Martinez y muchos otros más de quienes nos enorgullece contar entre nuestros colegas.

De tal manera que el planteamiento de la hidroponía básica, casera o popular es utilizar los mínimos recursos posibles, hacerlos eficientes y productivos, recliclar y cuidar el medio ambiente, generar alimentos sanos para autoconsumo, sin tener como finalidad hacer empresa. ya que esta, evidentemente requiere mayor conocimiento y recursos, sin embargo muchos de quienes empiezas con la hidroponia básica, posteriormente lo hacen de manera comercial.